¿Y si le damos la vuelta al vocabulario?

vocabulario

Resulta que el top de todo, lo más in, lo más cool, el éxtasis, el caviar de la vida, es referente al hombre. “Es la polla”, como descripción a algo fascinante. “Echarle cojones”, como muestra de valentía. “Algo cojonudo”, como algo maravilloso. Ya, ya, nos hemos enterado que los hombres sienten un enorme orgullo por sus genitales y lo muestran comparándolos con lo mejor de lo mejor o con los actos más notables. Vale, nosotras vamos a hacer lo mismo:

AVISO: Somos conscientes (y si tú no lo eres te lo recordamos) que hay hombres con vulva y mujeres con pene. 

Qué pasa si en vez de cojonudo…
…ES COÑONUDO

Fonéticamente se parece, así que por qué no. Nosotras también creemos que los genitales femeninos son lo más top del mundo y estamos orgullosas de los nuestros. Cuando algo sea guay: coñonudo. Cuando algo nos viene bien, nos viene: coñonudamente. Cuando estás piripi a las 3 de la mañana con tu mejor amiga: “Tía, eres coñonuda”. ¡Pues claro que sí.

Tú le echas cojones…
…NOSOTRAS, OVARIOS.

La valentía no es exclusiva de los hombres. Ya está bien de decir que a la princesa le salvó el príncipe porque le echó cojones y mató al dragón. Primero -y esto es una versión personal del cuento-, el príncipe lo que hizo fue dejar viuda a la princesa porque ella, en realidad, le echó ovarios y se fugó con su amante dragón. Segundo, aunque no vean el sol, están ahí. Sí, las mujeres también tenemos dos miembros ovoides. ¿Os creíais únicos? Lo que pasa es que los nuestros están recogidos y no nos hace falta ponerlos encima de la mesa para demostrar nada.

A ver si en vez de coñazo…
…VA A SER UN POLLAZO COMO UNA CASA

¿Te aburres? ¡Qué tostón! ¡Quién me mandaría a mí asistir a este pollazo! [Nos estamos partiendo de la risa, espera… vale, ya]. Queda tan ridículo que solo podemos pensar en una cosa: ¿A quién se le ocurrió semejante idiotez? A un tipo cojonudo, seguro. Estaría bien darle la vuelta a la tortilla (XD) y soltar esta barbaridad en medio de alguna reunión de estudio o algo semejante. No, amigas, un pollazo jamás volverá a ser hacer el látigo cepa con un miembro falofome. Desde hoy será: un auténtico aburrimiento.

Tía, no eres la polla…
…ERES EL VULVA

“Me parto, en serio. Tía, eres la vulva, eres muy graciosa”. Lo veo. Lo voy a empezar a implantar desde hoy. Ya mismo: ¡Vulva tú que me lees! ¿Por qué se asocia los genitales femeninos como algo malo y antiestético? Pues mira, chica, las portadoras del monte de Venus estamos en total desacuerdo. Si una polla es graciosa una vulva ya ni te cuento. Tiene labios para reírse. Jaque mate. 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.