Triadas: Una relación de tres

triada

Me he cruzado a varias triadas por la calle, o al menos he querido pensar que lo eran. Triadas, sí, relaciones de tres personas. Caminaban de la mano, las tres, con un rango de edad bastante parecido. No sé vosotras, pero hasta bien entrada la adolescencia a veces he caminado de la mano con mis padres. No, os aseguro que no había ningún parentesco entre estas personas. Quién sabe, igual solo se trataba de buenos amigos que caminaban juntos. La palma de la mano es un lugar muy íntimo y simbólico; no te das la mano con cualquiera. Pero sí, puede que solo se tratase de una buena amistad pero vamos a intentar pensar más allá, aunque solo sea por las triadas que estén leyendo esto. 

Vamos a empezar por lo básico: ¿Qué es una relación de tres? Es algo tan simple como lo que lees: una-relación-de-tres-personas. Punto. ¿Algo más? Bueno, es una relación consensuada, estable, y no jerarquizada. ¡Ah! Y por supuesto, las tres personas están juntas entre ellas, es decir, que no es que una persona tenga dos relaciones y sus dos relaciones no tengan una relación entre sí. Eso es poliamor y es otro tema.

¿Cómo va a ser estable si es de tres?

Vamos a deconstruirnos un poquito con una frase maravillosa que deberás recordar siempre: “Todo lo que sabes es aprendido”, es decir, que la idea de relación de dos no es algo innato, sino que es una estructura social que viene dada. En otras palabras: si la sociedad se hubiese construido en base a relaciones de tres, te parecería lógico y normal y no estaría escribiendo este post. 

La estabilidad no tiene nada que ver con el número de personas implicadas, ¿o me vas a decir que todas las parejas que conoces tienen una relación estable y sana? ¡Si hay incluso personas que no tienen una relación sana consigo mismas? Lo importante, como en todo, es establecer unos límites, tener una buena comunicación y respetarse, tanto a una misma como al resto. Vamos, exactamente igual que en cualquier modelo relacional. 

¿Qué hay de los tríos?

No es lo mismo hacer un trío con tu pareja y una amiga, con dos amigas o con dos desconocidas que tener una relación de tres. ¿Es lo mismo pasar una noche con alguien que salir con ella? No. Que puedas mantener una relación sexual con dos personas a la vez no te da la capacidad de tener una relación de tres porque el sexo y las relaciones sentimentales no siempre van de la mano.

Entonces, ¿no todo el mundo puede tener una relación de tres?

Si otras dos personas y tú os enamoráis entre vosotras, ¿por qué no? Eso sí, gracias a algunas de las toxicidades que desprende el amor romántico con el que la mayoría de personas han construido sus ideales de pareja, el camino será complicado. Lidiaréis contra la estructura relacionan normativa, como si no fuese suficiente el deseo de tres personas mayores de edad y conscientes; con los celos, dado que al menos que te hayas movido en el poliamor o las relaciones abiertas, sentirte excluido es muy fácil (sin motivo) si no trabajas en ello en relaciones de tres; y en general con toda la estructura legal.

¿Habías oído hablar antes de este tipo de relaciones? ¿Conoces alguna? ¿Estás tú en alguna? Comenta aquí abajo tu opinión, experiencias o dudas. 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.