¿Eres del squad contra la homofobia?

contra la homofobia

Los casos de homofobia que trascienden a los medios son porque, desgraciadamente, han acabado con agredidos o asesinados. Bajo esa punta del iceberg se encuentra un sin fin de actitudes y actos homófobos que pasan desapercibidos por la masa. Bullying en los colegios, mobbing laboral, acoso en las calles, ciberacoso en las redes… No queremos estar solas contra la homofobia. ¿Sabes ya cómo ayudar?

La orientación sexual de una persona, a pesar de que pertenece a su más estricta intimidad y no perjudica a nadie ni tiene relevancia en ningún ámbito que no sea el privado, puede ser la excusa perfecta, para ciertas personas, para hacer de la vida de alguien un infierno. Gracias a la visibilización de los últimos años y a la valentía de muchos, tenemos los recursos suficientes para defendernos de estos ataques. Cada cual con sus herramientas, se puede lidiar con las faltas de respeto o cualquier tipo de discriminación, pero a veces no es suficiente.

En la calle

Afortunadamente, cada vez está más condenado socialmente la violencia en las calles sea cual sea su contexto. Pese a esto, algunas personas se creen en posesión de la verdad absoluta y deciden recurrir a la violencia verbal o física para inculcártela. Tiene gracia intentar convencer de algo a golpes; no tiene sentido. Si alguna vez te encuentras una situación homófoba y violenta por la calle debes:

  1. Llamar a la autoridades pertinentes. (091, Policía Nacional; 092, Policía Local; 062, Guardia Civil).
  2. En caso de heridos, llamar a la ambulancia. (061, Ambulancias: 112 Emergencias).
  3. Si la situación no incluye peligro físico, proteger a la víctima. El apoyo es primordial por dos razones: que la víctima sepa que no está sola y que los atacantes sean conscientes del repudio social ante sus actos.
  4. En el caso de necesitar testigos, no negarte a testificar.

En el colegio

Los niños pueden ser muy crueles, pero siempre desde el desconocimiento; son un reflejo de la educación recibida o del entorno que les rodea. Ningún niño es homófobo por ciencia infusa. Si tu hijo o hija está siendo víctima de ataques homófobos en el colegio:

  1. Asegurarte que tu hijo o hija no corre peligro físico.
  2. Hacerle desechar cualquier sentimiento de culpabilidad. Él es perfecto como es. Ella es perfecta como es.
  3. Poner en conocimiento al tutor o a la tutora así como al director del centro de la situación.
  4. Poner en conocimiento de los padres de los acosadores el comportamiento de sus hijos.
  5. Baraja la posibilidad de vincular el colegio con alguna asociación LGBT donde se imparten charlas, talleres…

Si tu hijo no es víctima de acoso escolar por homofobia pero conoces algún caso, recurre al punto número 3 además de ponerle en conocimiento a los padres o madres del menor.

En el trabajo

Siglo XXI y con la conciencia de un adulto. Aún así hay casos de mobbing por homofobia. Si tu no eres la víctima:

  1. Mostrar tu apoyo al compañero o compañera afectada.
  2. Dejar constancia en RRHH si los hubiere, a un superior si no, del comportamiento de los acosadores.

Contra la homofobia, transfobia y bifobia no hay cupo, cabemos todos. 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.