Sexo seguro: las barreras de látex

barreras de latex

Conocemos el caso de una chica que salía con un rollo de film en el bolso “por si acaso”. Para que deseches esa idea loca de la cabeza, hoy te vamos a hablar de las barreras de látex, unos elásticos y finísimos centímetros cuadrados de seguridad que se convertirán a partir de hoy en tus mejores amigos -y en los de tus amantes-.

Las barreras de látex no son más que unas finas bandas de látex o poliuretano hechas exclusivamente para protegerte durante el sexo oral y durante el tribadismo. Gracias a ellas podrás estar protegida de virus como el herpes o el VPH.

¿Cómo utilizarlas?

Durante el sexo oral vaginal o anal, la barrera de látex deberá cubrir la parte que las a lamer, evidentemente. Ten en cuenta que, así como no penetramos con el mismo juguete o dedos (tengan preservativo o no) vaginalmente y analmente, tampoco pondremos la barrera en el ano, por ejemplo, para luego subirla a la vulva. ¡Menudo despropósito! Si no te llega con una sola barrera, usa dos. Jamás la estires, podrías romperla. Tampoco las reutilices: son de usar y tirar*.

Para el tribadismo, más de lo mismo (rima incluida). Colocad la barrera de látex entre vuestras vulvas. Tenéis que tener cuidado, ya que el fin de la barrera es que os separe durante todo lo que dure la práctica, no que os emocionéis tanto como para olvidaros de la barrera y que termine enrollada en la ingle de alguna de las dos. Si vais a usar lubricante que sea con base de agua, ya que los de base oleosa pueden romper la barrera. Tampoco podrás reutilizarla después de esta práctica. Usar y tirar*.

*Como los preservativos, la manera más eficaz de deshacerte de ellos es tirándolos a la basura orgánica.

¿Qué pasa si no encuentro barreras de látex?

No dudamos de la utilidad de las barreas de látex, pero sí que es cierto que cuando son difíciles de encontrar y cuando eso pasa estamos en las mismas. A ver, 4 de la mañana de un sábado y con la farmacia de guardia más cercana a kilómetro y medio. O hacéis un poco de cardio para comprar las barreras, u os vais al 24h de enfrente y compráis un par de condones. Seguro abogáis por la segunda opción.

En caso de suma emergencia, podéis recortar la punta del preservativo y cortarlo a lo largo para hacer vuestra propia barrera de látex. Tened en cuenta que no está hecho para eso y que debéis ser muy cuidadosas, pero eso es mejor que el rollo de film, ¿no?

De todas formas, mejor prevenir que curar. Puedes comprar tu barrera de látex aquí.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.