Pasarás por esto después de una ruptura

ruptura

Cuando una relación se termina y eres tú la dejada tienes dos opciones: enfadarte con la vida, contigo misma, con ella, y entrar en un bucle de autocompasión donde -te aseguramos- que no solo tú, sino tu entorno, saldrá perjudicado o resignarte y seguir caminando.

Qué fácil se ve todo desde fuera, ¿verdad? Pero aquí quien más o quien menos ha pasado por una situación parecida al menos una vez en la vida. ¿Cómo sería el mundo si nunca nos hubiesen roto el corazón? Jamás lo sabremos. Lo que sí sabemos es que teniendo consciencia del dolor y dejando que la herida sane, los malos tragos se pasan.

El sentimiento de negación es previsible. Te impones, tratas de hacerlo. Tratas de detener esa ola que te va a devorar las próximas semanas o la rehuyes ignorándola como si haciéndolo no te fuese a consumir. Tienes que enfrentarlo, el final ha llegado y tienes que ser valiente y plantarle cara.

Después llega el enfado. Será el ego que siempre hace que queramos superponernos a quien sea, aunque sea a la persona que queremos.

¿Que me estás haciendo daño? Yo te lo hago más. Somos capaces de culpabilizaría en todo con tal de deshacernos de nuestra responsabilidad o incluso cuando no hay culpables, cuando el amor simplemente se ha ido y punto. Deberías ser consciente de que no siempre es “para siempre”.

Decepción y culpa. Tras desahogarnos nos auto fustigamos como si eso fuese a solucionar algo. ¿A caso no lo hiciste lo mejor que pudiste? Seguro que sí. De nada sirve cargarte ahora con todas las culpas. La decisión es suya y de nadie más.

El lamento, la melancolía… se apoderan de ti después. “Todo tiempo pasado nos parece mejor” y eso es porque estamos preparados para eso. Los buenos recuerdos los tenemos más “a manos” que los malos para evitar desmoronarnos. Por eso muchas veces pensamos que cómo ha podido acabar algo que recuerdas tan perfecto. ¿El lado positivo de todo eso? Cuando lo superes casi ni te acordarás de lo que estás pasando.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.