“No tengo el orgasmo bien definido”, la historia antes y después del succionador de clítoris

antes y después del succionador de clítoris
En todos los años que llevo interesándome a nivel teórico por el sexo había oído historias de mujeres que no contemplaban el orgasmo como traducción usual del placer e, incluso, de las que barajaban la posibilidad de nunca haber experimentado uno. Sinceramente, si te cuestionas haber tenido uno o no, es que no lo has tenido. El torrente de placer se siente, ¿no? Es inconfundible. No todo son iguales ni igual de intensos, pero todos se disfrazan de ola enérgica y atraviesan tu cuerpo para dejarlo sumido en un estado que roza lo espiritual y extracorpóreo, como si flotases. Cómo no, en mi curiosidad, encontré a una mujer que no estaba segura de haber sentido eso y, lo mejor de todo, es que jamás se lo había cuestionado. Daba por sentado que el placer era el que sentía en sus relaciones y que esas relaciones terminaban con el placer de su amante. Punto. Cómo no, tuve que proponerle un juego. “Te hago una entrevista y me respondes sinceramente, te doy un succionador de clítoris y me respondes a otra entrevista después de probarlo”. No pudo resistirse. Por privacidad, la llamaremos Clara.Lo recuerdo perfectamente. Tenía 15 años, nunca había hablado de sexo ni había visto nada, solo oía las conversaciones de mis amigas hablando de chicos y de besos con lengua. Fue decepcionante, durante unas vacaciones. Para mí era un momento importante y él se dio media vuelta y se durmió. No pude compartir con nadie todo lo que estaba sintiendo.Como algo que te quita la respiración. Algo anestésico. Algo que te hace flotar.No tengo el orgasmo bien definido. Nunca he sentido lo que las demás me dicen que sienten.Como te decía antes, la descripción de las demás mujeres no encaja con lo que yo siento. Mi cuerpo no vibra como ellas dicen, como si estuviese a otro nivel energético. Se queda con placer, pero con un placer que podría seguir.Masturbándome creo que sí, no lo tengo claro. Pero creo que el estar en contacto con otra piel podría darme otra sensación. No lo sé.Cuando siento mis piernas temblar. ¿Hay más? (Ríe)Tenía tan buenas referencias sobre este juguete que solo quedaba comprobar si no solo funcionaba sobre mujeres que contemplan de manera clara su orgasmos, sino también en aquellas que no le han conseguido poner una sensación de placer extremo a la palabra.Bueno, estimula directamente el clítoris y no he tenido que hacer prácticamente nada. Desde luego está pensado para obtener mucho con muy poco esfuerzo.Ha sido mucho más placentera. He superado la barrera que tenía y he podido seguir. Es un placer constante, podía seguir y seguir… Me he vuelto loca, la verdad.Los niveles de potencia me han ayudado a que el placer fuese en aumento. Yo misma pensaba “¿y si puedes un poco más”. Le daba a más potencia y, efectivamente, podía.Sin duda alguna. Ahora sé qué tengo que sentir y, lo más importante, que puedo sentirlo. Ahora puedo decir que sí he tenido un orgasmo. He sentido el ciclón de energía por mi cuerpo y realmente he parado cuando no podía más. He comprobado mis límites gracias al succionador de clítoris.
More from Redacción MagLes

Los orgasmos de las lesbianas

Si introduces en Google la palabra “orgasmo” encontramos 8.930.000 resultados relacionados, para...
Read More

1 Comment

  • hola me a gustado el relato y de verdad hay que probarlo!. Sin duda los succionadores para las mujeres es de lo último para llegar a un mayor placer y sobre todo para llegar al extasix. Gracias por este artículo tan bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Celina Koekenbier .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hetzner Online.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.