La historia de dos lesbianas del siglo XIX contada por Twitter

lesbianas
Como ya pasó con Manuel Bartual, una nueva historia contada por Twitter arrasa en la plataforma. ¿Que de qué se trata esta vez? No, no tiene nada que ver con clones y tampoco es ficción. Se trata de ni más ni menos que la historia real de dos lesbianas del siglo XIX relatada con cierta ironía y ajustándose a los 280 caracteres que ahora brinda Twitter.Cristina Domenech es especializada en de Historia y Literatura y la dueña de la cuenta de Twitter donde está ocurriendo la magia. Quedaos con este hashtag #SeñorasQueSeEmpotraronHaceMucho, porque es ahí donde Domenech va desentrañando las historias lésbicas de las señoritas de clase alta de antaño.

La historia que hoy abordamos en particular transcurre en el Edinburgo de 1811: “Una Señora de Bien envía a su nieta (hija ilegítima de su hijo y una mujer que conoció en la India) a un internado para Señoritas de Bien dirigido por dos Señoritas de bien. Miss Pirie y Miss Woods. Todo correcto”, reza el primer tweet del hilo. “Como el siglo XIX es la época de comerle la cara a tus amigas y no pasa nada porque las mujeres de clase media-alta y alta son todas asexuales y puras (#VictorianFact) lo normal era que las niñas compartieran cama y las profesoras igual”, vamos, que esa tal Miss Pirie y Miss Woods ‘dormían’ en la misma cama como la cosa más normal del mundo. Cristina continúa su relato asegurando que la nieta de la Señora Bien había escuchado a sus profesoras (Pirie y Woods) respirar muy fuerte y mover la cama. Os dejo tweet porque es uy heavy:JTNDYmxvY2txdW90ZSUyMGNsYXNzJTNEJTIydHdpdHRlci10d2VldCUyMiUyMGRhdGEtbGFuZyUzRCUyMmVzJTIyJTNFJTNDcCUyMGxhbmclM0QlMjJlcyUyMiUyMGRpciUzRCUyMmx0ciUyMiUzRUxvJTIwcXVlJTIwbm8lMjBlcyUyMG5vcm1hbCUyMGVzJTIwcXVlJTIwYSUyMGVzdGElMjBTZSVDMyVCMW9yYSUyMGRlJTIwQmllbiUyMHN1JTIwbmlldGElMjBsZSUyMGRpamVyYSUyMHVuJTIwZCVDMyVBRGElMjBxdWUlMjBsYXMlMjBkb3MlMjBkaXJlY3RvcmFzJTIwcG9yJTIwbGElMjBub2NoZSUyMCUyNnF1b3QlM0Jtb3YlQzMlQURhbiUyMGxhJTIwY2FtYSUyMG1pZW50cmFzJTIwcmVzcGlyYWJhbiUyMG11eSUyMGZ1ZXJ0ZSUyNnF1b3QlM0IuJTNDJTJGcCUzRSUyNm1kYXNoJTNCJTIwQ3Jpc3RpbmElMjBEb21lbmVjaCUyMCUyOCU0MGZpcmVjcmFja2VyeCUyOSUyMCUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZ0d2l0dGVyLmNvbSUyRmZpcmVjcmFja2VyeCUyRnN0YXR1cyUyRjk3MTQ0NDE2NjUwMzkxOTY0OSUzRnJlZl9zcmMlM0R0d3NyYyUyNTVFdGZ3JTIyJTNFNyUyMGRlJTIwbWFyem8lMjBkZSUyMDIwMTglM0MlMkZhJTNFJTNDJTJGYmxvY2txdW90ZSUzRSUyMCUzQ3NjcmlwdCUyMGFzeW5jJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZwbGF0Zm9ybS50d2l0dGVyLmNvbSUyRndpZGdldHMuanMlMjIlMjBjaGFyc2V0JTNEJTIydXRmLTglMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMjAlMEE=Y otro aún más heavy:JTNDYmxvY2txdW90ZSUyMGNsYXNzJTNEJTIydHdpdHRlci10d2VldCUyMiUyMGRhdGEtbGFuZyUzRCUyMmVzJTIyJTNFJTNDcCUyMGxhbmclM0QlMjJlcyUyMiUyMGRpciUzRCUyMmx0ciUyMiUzRU8lMjBjb21vJTIwb3RyYSUyMHZleiUyMHF1ZSUyMG95JUMzJUIzJTIwbG8lMjBzaWd1aWVudGUlM0ElM0NiciUzRSUzQ2JyJTNFJUUyJTgwJTlDRXN0JUMzJUExcyUyMGVuJTIwZWwlMjBzaXRpbyUyMGVxdWl2b2NhZG8uJUUyJTgwJTlEJTNDYnIlM0UlRTIlODAlOUNMbyUyMHMlQzMlQTkuJUUyJTgwJTlEJTNDYnIlM0UlRTIlODAlOUMlQzIlQkZZJTIwZW50b25jZXMlMjBwb3IlMjBxdSVDMyVBOSUyMGxvJTIwaGFjZXMlM0YlRTIlODAlOUQlM0NiciUzRSVFMiU4MCU5Q1BvciUyMGRpdmVyc2klQzMlQjNuLiVFMiU4MCU5RCUyMCUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZ0LmNvJTJGNVNlQjBxU0NmUiUyMiUzRXBpYy50d2l0dGVyLmNvbSUyRjVTZUIwcVNDZlIlM0MlMkZhJTNFJTNDJTJGcCUzRSUyNm1kYXNoJTNCJTIwQ3Jpc3RpbmElMjBEb21lbmVjaCUyMCUyOCU0MGZpcmVjcmFja2VyeCUyOSUyMCUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZ0d2l0dGVyLmNvbSUyRmZpcmVjcmFja2VyeCUyRnN0YXR1cyUyRjk3MTQ0NDg5NDQxNzAxNDc4NCUzRnJlZl9zcmMlM0R0d3NyYyUyNTVFdGZ3JTIyJTNFNyUyMGRlJTIwbWFyem8lMjBkZSUyMDIwMTglM0MlMkZhJTNFJTNDJTJGYmxvY2txdW90ZSUzRSUyMCUzQ3NjcmlwdCUyMGFzeW5jJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZwbGF0Zm9ybS50d2l0dGVyLmNvbSUyRndpZGdldHMuanMlMjIlMjBjaGFyc2V0JTNEJTIydXRmLTglMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMjAlMEE=Resulta que la Señora Bien las denunció por lesbianas y ellas, claro, lo negaron. Lo negaron porque (y cito textualmente) “se amaban con locura”. Todo el mundo sabe que si amas a otra mujer con locura, no eres lesbiana ni nada de eso . Recordemos que estaba bien visto comerle la cara a tu amiga.

Si quieres leer más sobre la historia de Miss Pirie, Miss Woods, la Señora Bien y el juicio, te dejo el tweet del hilo. De verdad que no tiene desperdicio ninguno. No sé si soy más fan de ellas o de Cristina Domenech.JTNDYmxvY2txdW90ZSUyMGNsYXNzJTNEJTIydHdpdHRlci10d2VldCUyMiUyMGRhdGEtbGFuZyUzRCUyMmVzJTIyJTNFJTNDcCUyMGxhbmclM0QlMjJlcyUyMiUyMGRpciUzRCUyMmx0ciUyMiUzRUJ1ZW5vJTJDJTIwYW1pam9zJTJDJTIwY29tbyUyMGxvJTIwcHJvbWV0aWRvJTIwZXMlMjBkZXVkYSUyQyUyMHB1ZXMlMjBob3klMjBvcyUyMHZveSUyMGElMjBjb250YXIlMjBsYSUyMGhpc3RvcmlhJTIwZGUlMjBsYXMlMjBkb3MlMjBzZSVDMyVCMW9yYXMlMjBxdWUlMjBzZSUyMGVtcG90cmFyb24lMjB5JTIwbHVlZ28lMjBubyUyMHNlJTIwc2FiJUMzJUFEYSUyMHNpJTIwZXJhbiUyMGxlc2JpYW5hcyUyMHBvcnF1ZSUyMHNlJTIwcmVnYWxhcm9uJTIwdW5hJTIwYmlibGlhLiUyMEhpbG8lM0ElM0MlMkZwJTNFJTI2bWRhc2glM0IlMjBDcmlzdGluYSUyMERvbWVuZWNoJTIwJTI4JTQwZmlyZWNyYWNrZXJ4JTI5JTIwJTNDYSUyMGhyZWYlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnR3aXR0ZXIuY29tJTJGZmlyZWNyYWNrZXJ4JTJGc3RhdHVzJTJGOTcxNDQzMzkzNjAyNzcyOTkyJTNGcmVmX3NyYyUzRHR3c3JjJTI1NUV0ZnclMjIlM0U3JTIwZGUlMjBtYXJ6byUyMGRlJTIwMjAxOCUzQyUyRmElM0UlM0MlMkZibG9ja3F1b3RlJTNFJTIwJTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnBsYXRmb3JtLnR3aXR0ZXIuY29tJTJGd2lkZ2V0cy5qcyUyMiUyMGNoYXJzZXQlM0QlMjJ1dGYtOCUyMiUzRSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRSUyMCUwQQ==

More from Sam Martinez

OITNB vuelve – ¿Irías a Litchfield?

Por: Samara Martinez Periodista y escritora| www.goyaredsummer.comNetflix (@netflix) ha soltado el naranja. La...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Celina Koekenbier .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hetzner Online.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.