Explicaciones, y más explicaciones

La primera de todas: no todas las mujeres tienen los mismos síntomas. Yo no tenía ascos ni mareos, ni me dormía por las esquinas, así que me hablaban como cuestionando mi estado: – ¿No? ¿No te pasa? ¡Pues no! No me pasaba. Si no fuera porque la barriga crecía, hasta yo misma hubiera dudado del embarazo.

Segunda, pero sin duda, la más importante: superar el test “la buena madre”. Ahí es donde tienes que dejar claro que mereces estar en la liga de la maternidad. Os doy unas pistas para que lo superéis. Cuando preguntan por la lactancia, nunca digáis “le daré, si puedo” ¡Mal! Siempre se puede dar el pecho, da igual si no quieres darle porque prefieres biberón, o te planteas posibles problemas…no importa, la respuesta correcta es: ¡Claro! ¡Por supuesto! Otra, dormirá con vosotras hasta la adolescencia, por lo menos, ni se os ocurra decir que le estáis preparando una habitación con su cuna. Y, muy importante, no saldréis en pareja, a solas, nunca más. Y lo de volver a trabajar… ¡Ni hablar! (Nótese la ironía de estas líneas……)

Después, la más incómoda: Todas te hablan de embarazos que no salen adelante. Pues igual solo me pasa a mí, pero creo que una embarazada, primeriza, no quiere escuchar esas cosas. Yo prefería escuchar algodones de azúcar y arcoiris. Las cosas malas ya las pensaba mi cabeza, sin mi permiso.

La más divertida: Estaba claro que mi bebé no podía ser fruto natural del amor de mi matrimonio. Están las personas que quieren preguntar, pero no saben si te vas a ofender con el tema, y empiezan con: “- Y…esto… ¿cómo ha sido?… – Eh… ¿cómo funciona?…Vas y… – ¿Habéis podido escoger…?” Todo esto con una voz susurradora, como si del mayor secreto se tratara. Y luego, están las que no se andan con rodeos: “- ¿Cuántas veces te lo has hecho? – ¿Esto cómo te lo ponen? – ¿Y puedes conocer al padre?” Dependiendo de cómo me preguntaban, había cosas a las que no daba mucho detalle, que busquen en Google. Otras no me importaba, en absoluto. Sobre todo, matizar que mi bebé NO tenía padre. Que no entiendo yo, qué poco se valora la figura de un padre, o una madre. Para mí está tan claro que tanto el padre, como la madre, como abuelas, abuelos y así todo el parentesco, son las personas que están en el día a día de un niño o una niña, que cuidan, educan, ayudan… Para mí estos títulos no los da la genética, se consiguen por méritos. Y mi bebé tiene dos mamás, que no es poco…

Para mí el título de madre, padre, abuelos, etc., no los da la genética, se consiguen por méritos. Y mi bebé tiene dos mamás, que no es poco…

Y luego, la que te dan ganas de mandarles…allí donde todas sabemos. Un día, estábamos hablando de mi futura familia en el trabajo, con unos compañeros. Al rato, nos quedamos solas otra compañera y yo. Y me suelta, con la mejor de sus sonrisas: “Yo lo respeto, pero es que no lo entiendo. No me parece bien. Pero lo respeto.” Ahí, que yo siempre ando lenta para estas cosas, me vi, intentando convencerla de que lo que estaba haciendo, no era malo, que mi bebé sería feliz… Luego me di cuenta, de que no me tenía que justificar por nada, era SU problema si no lo veía bien. Estas personas, son de las que se manifiestan en contra de nuestros derechos, votan a partidos conservadores…pero, oye, todo desde el respeto.

More from Natàlia Cremades

El camino hacía la maternidad lésbica

Después de un par de ecografías… “Lo haremos el viernes”, “el jueves...
Read More