Emaline Addario de ‘Everything Sucks!’, ¿la amamos?

emaline addario

Entre tú y yo, cuando vi por primera vez a Emaline Addario pensé en que era la típica mala víbora destroza corazones, pero en vez de destrozármelo me lo robó y me sentí muy Kate Messner en cada uno de los 10 capítulos de Everything Sucks! De hecho, yo he sido una Kate en el instituto, pero de eso hace ya años y, muy lejos de sentir cierta melancolía, he dado un salto espectacular digno de oro en pértiga y he podido enfocar el punto de vista que exculpa al seductora. ¿Qué culpa tiene ella de que la veamos con esos ojos?

Lo interesante de Emaline Addario es el arco de su personaje a través de los capítulos y del trasfondo de sus actos. De popular en su círculo, intensa y sobre actuada (como personaje, no como actriz) a balsa de aceite amable y empática. Aún no he logrado saber si lo primero formaba parte de la represión de sus sentimientos o por una búsqueda constante de aprobación, pero lo que sí se muestra claramente es que la soberbia que le caracterizaba venía dada por una necesidad de control encubierto.

Emaline siempre busca a Kate. Dejando si hay un verdadero interés sentimental en ella, Emaline, que representa a ese grupo de mujeres que creció pensando que la manera de no ser la presa es siendo la cazadora, busca el aprecio sin doble intención, la sinceridad, la falta de conflicto y la falta de lucha. El amor tiene que ser algo más que sobresfuerzo constante siendo la pareja de Oliver Schermerhorn. Quizás entender esto sea clave para dejar de demonizar a estos personajes, porque detrás de todo villano siempre hay una historia triste. No se justifica pero hay que tenerlo presente.

Al contrario que Kate, Emaline no se ha planteado siquiera su sexualidad (ha hecho lo que le ha pedido el cuerpo, ni más ni menos) o al menos no lo ha verbalizado. Comprende que todo lo que no sea heterosexual será juzgado, pero no se aplica esa misma posibilidad con ella. Puede que sea egocentrismo o simplemente seguridad. Llegó a los labios de Kate dolida y con un cambio de look considerable. Diría que la personalidad de Emaline Addario se tambalea como una gelatina de fresa si no fuese porque la actitud entre el inicio de su arco hasta el final de la temporada es radicalmente distinto y a todas luces más sana. ¿Quién es Emaline? ¿La de antes? ¿La de ahora? ¿Ambas con capacidad de adaptación? Sea como fuere rompe una lanza a favor del descubrimiento sexual desde una posición privilegiada.

De momento hay rumores de que habrá una segunda temporada de Everything Sucks! para el primer trimestre de 2019. Solo entonces podré seguir hablando de Emaline Addario y desenmarañando este personaje tan fascinante.

¿Qué? ¿Que no has visto la serie aún? Te dejo el trailer para que vayas abriendo boca:

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.