Deseo

coco lestan

Me acerqué hasta que su pómulo quedó rozando el mío y le susurré al oído: “¿Notas cómo se te dispara el corazón?”. Se tensó y sus pupilas se dilataron. Quizás empezaba a excitarse… (Nunca hay que infravalorar el poder de la estimulación verbal: en las mujeres, los mejores orgasmos siempre son mentales).

Tenía la sensación de estar llegando a la meta y me visualizaba alzando el trofeo de la conquista, cuando me espetó con voz rotunda y seca: “No tienes mi permiso para acercarte tanto.” Dentro de mi cabeza una vocecilla gritó: “¡¡Uff!! ¡¡Tocada y hundida!!”. Me retiré cuál caballera abatida, recuperando energías para el siguiente duelo. No hay nada más excitante que el reto de conseguir seducir a una adversaria que está a la altura del juego…cuánto más difícil, más nos gusta. Paradójico, ¿verdad?

Cuánto más difícil, más nos gusta

Un día me habló de una mujer que le interesaba y debilitó nuestro juego, demostrándome que yo no era la única participante. Así que recurrí a la más grande de las artillerías antes de que el territorio fuera conquistado por alguna otra caballera errante. A veces lo verbal sirve para establecer el juego inicial, pero llega un punto que se debe pasar a lo físico para no quedarse en el pajística mental eternamente… (La vocecilla de mi cabeza gritaba ahora “ALERTA: ¡¡¡ Solo vas a ser su amiga!!!”).

Si hay química por tu parte,
la hay por su parte

Tenía tres opciones:
A. Seguir a la razón que dice: “Olvídalo, si ya no se ha creado la situación, ya no se creará. Es demasiado tarde, hay cosas de ella que no encajan contigo y no puedes jugártela más.” Retirarse del juego y pensar que otra nos lo pondrá más fácil.

B. Asumir una regla sencilla: si hay química por tu parte, la hay por su parte. Armarse de valor y decirle que sientes atracción hacia ella esperando ver su reacción.

C. Pasar a la acción: hacerle un 
masaje en su cama, mientras recorres su cuerpo muy lentamente
y “sin querer” empiezas a respirar más fuerte (¡Claro! Por el esfuerzo que estás haciendo…), a acompañar ese movimiento de manos con un leve movimiento de caderas, mientras haces la estocada final: “Te noto muy bloqueada, ¿Por qué no te relajas?”

Sí, mujeLes audaces, yo siempre elijo: C de Coco.

Coco Lestan
Columna de MagLes #1

 

Leer la columna anterior de Coco

More from Redacción MagLes

Girlie Circuit Festival, Esto no es Africano

Jueves 15 de Agosto 2013 Esto no es Africano, personas LGBT en...
Read More