Cómo superar los celos

Superar los celos es un trabajo arduo y duro que puedes hacer en pareja, pero que también tiene una parte introspectiva donde tendrás que trabajarte por dentro: tus inseguridades, tus carencias… Y, sobre todo, deconstruir la idea de amor que tenías hasta ahora.

Los celos

Para superar los celos primero tienes que identificarlos. ¿Sabes esa sensación de rabia e impotencia que se crea en el estómago y se traduce en ira? Ahí están. A veces lo sacarás de una manera muy poco asertiva y crearás conflicto en la pareja y, otras veces, te los guardarás para ti entrando en un bucle de malestar muy difícil de gestionar. Créeme, ninguna de esas dos maneras son buenas para nadie.

La comunicación

Antes que nada hay que tener claro que tener una pareja (o varias) es para que te sume, no para que te reste. Como muy bien explica Amarna Miller en sus entrevistas, “somos naranjas enteras que queremos rodar con otras naranjas”. Eso de que la pareja te completa… No, tú ya estás completa. Sois dos mundos que crean un sistema, no dos mitades que crean uno.

Aclarado esto y asumido que no pertenecemos a una misma red neuronal puesto que somos “naranjas” distintas, ¿qué podemos hacer para entendernos? Sí, muy bien: comunicarnos.

La comunicación es la base de la confianza y siempre debe hacerse desde el respeto. No nos vamos a engañar, no nos han educado para comunicar, precisamente (aunque tengo entendido que ahora sí se trabaja la comunicación en los colegios). Abrirte a alguien es mostrar tus debilidades, tus miedos; hacerte vulnerable. Sin embargo, solo desde una sinceridad plena por ambas partes puedes llegar a la confianza deseada para eliminar parte del problema. Por ejemplo, si ella tiene una mala semana en el trabajo y no te lo dice porque no le apetece hablar del tema pero tú la ves rara y en vez de comunicárselo pones bajo llave tu apreciación, se forma una tensión y un cúmulo de conversaciones que debían haber sido y no fueron que podría arreglarlo todo. No, no te estaba dejando de querer, no se esta viendo con otra persona, su problema no tiene nada que ver con vosotras. Esto me lleva al siguiente tema.

El centro del universo

Ella para ti y tú para ella. Muy bonito, muy bien, ¿pero a qué precio? ¿De verdad quieres que una persona pase más tiempo contigo o se dedique más a la relación porque si no lo hace te enfadas? Eso, a parte de ser bastante posesivo, no tiene sentido. ¿No será mucho más sano e infinitamente más romántico que todo el tiempo que pase contigo sea porque lo prefiere antes de otra cosa? Y el día que quiera hacer otra cosa que no sea contigo te tocará lidiar con…

Las inseguridades

El problema de los celos lo tiene la celosa. No es culpa de nadie más. En serio, de nadie. Si una persona no te da lo que quieres, no es la persona. Si una persona te ha sido infiel y es una situación que se repite constantemente y tú te sientes mal, no es la persona. Si tienes que hacer un sobresfuerzo por la relación o estás en constante debate, no es la persona. Ahora, trabaja tus inseguridades y no le temas a estar sola.

Por otro lado, si no hay conflicto real, todo está en tu cabeza. Si necesitas la constante aprobación de tu pareja, te cuestionas lo que hará sin ti, tienes miedo a perderla, te molesta que esté con otra gente constantemente… Es que te sientes muy inferior. La inseguridad es un problema grave porque puede afectar a todos los ámbitos de tu vida. ¿La mejor opción? Consulta a una terapeuta y trabaja en tus carencias.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.