Orientación, género y maternidad. ¿Cómo somos las lesbianas?

Orientación, género y maternidad. ¿Cómo somos las lesbianas?

Con la colaboración de 20 medios para mujeres lesbianas, entre ellos Magles Match y Magles Revista, y la colaboración especial de Orgullo Wine, la encuesta reveló datos sobre el perfil personal, sexualidad, tipos de relaciones y estilo de vida de la muestra.

En términos de identidad y sexualidad, la adolescencia fue, en la mayoría de las mujeres encuestadas, el momento en el que se dieron cuenta de su orientación sexual. Teniendo en cuenta que esta época tiende a ser un punto de inflexión, un trámite no siempre decisivo, pero sí considerablemente crucial en el desarrollo de la vida adulta, asumimos que el prejuicio social no tomó parte en el descubrimiento de la orientación de las encuestadas. Además, el 26% fueron conscientes desde que tienen uso de razón, algo que no podría ser así si tomamos la teoría (fraudulenta) de la propaganda gay como base demostrada.  Si la orientación sexual fuese sugestiva, ¿acaso no seríamos todas heterosexuales?

Pero si hay algo que se visibiliza al margen de la orientación sexual gracias a estos estudios, es la identidad de género. El 2% de las encuestadas se identifican como mujeres transexuales; las grandes olvidadas. La confusión entre orientación e identidad es muy habitual fuera de la comunidad LGBT+. Los términos se mezclan e incluso se obvian. 

A un hombre que le gustan las mujeres se etiqueta de heterosexual cis cuando puede ser trans lesbiana. No es raro escuchar: “¿Cómo vas a sentirte mujer si te han gustado las mujeres de siempre?” “¿Eres gay?” “¿Por qué vas a hacer la transición si ya puedes estar con mujeres?” Una triste y absurda realidad por la que pasan muchas compañeras.

En el aspecto más personal, la muestra, con un promedio de 29 años, revelan que es tan solo un 8% las que tienen hijos, frente a un 40% que no tiene ni desea tenerlos. Sin embargo, algo más de la mitad de las encuestadas, con un 51%, no tiene descendencia, pero la desea en un futuro. La igualdad de derechos nos ha permitido decidir sobre nuestra maternidad. Aún así, la negativa a la hora de tener familia no es una cuestión de orientaciones. Según el estudio Childless in Europe en el que participó la socióloga británica, Katherine Hakim, un 20% no desea tener hijos, siendo solo un 2% las que deciden no tener familia por infertilidad.

Este tipo de estudios con las diferentes cuestiones que plantea reitera luz de normalización a la sociedad. No por ser lesbiana compartes cada matiz de un espectro personal e íntimo que nada tiene que ver con el género de la persona con la que compartes tu vida o tu cama. Romper estigmas y clichés diluye a la sociedad en un océano de conciencia y criterio estancado hoy por el desconocimiento.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.