¿Cómo alargar el amor de verano?

amor de verano

Quien más o quien menos ha tenido -o tiene- su escapadita de verano. Un sitio nuevo, lejos de lo de siempre, de las de siempre, con tiempo libre y lleno de planes nada comunes. Claro, entre tantos estímulos nuevos, aparece ella, brillando entre la multitud y recordándote que si no la habías encontrado antes es porque no estabas mirando en el sitio correcto: ese; este verano. Ella. El amor de verano.

Y ¡PUM! Te enamoras. Lógico, todo ayuda. El calor del verano, el sol reflejado en su piel, el pelo que hace de vuestras melenas las de dos amazonas salvajes y bellas. Porque tú también estás con el guapo subido, no creas. Es como si los planetas se hubiesen alienado para hacer de tu vida algo mejor si cabía. Pero va a llegar el momento de decir adiós, volver a la rutina y pasar el trago como se pueda. Si ya es difícil volver de vacaciones, imagina volver enamorada. ¿Sabes el filtro de los corazones de Snapchat? Pues esa eres tú. Puedes hacer dos cosas: asumir que ya pasó y construir sobre tu realidad más común una vida o seguir la relación (a distancia).

Paso 1: ¿Qué quiere ella?

Es el primero de los pasos porque es el más determinante: ¿Y si ella pasa olímpicamente de seguir esa relación? Sí así fuese deja de leer y descárgate MagLes Match para conocer a chicas de tu ciudad. Pero, ¿y si quiere? Tendréis que comunicároslo.

Paso 2: Establece la relación

No tiene por qué ser una relación seria, estable y que os presentéis a vuestros padres mañana. ¡No! Es algo mucho más sencillo que eso: simplemente seguir como hasta ahora. Sin presiones y a ver qué pasa. Que la distancia y los nuevos horarios no sean una excusa para dejarlo, sino que la propia relación evolucione hasta donde dé de sí.

Paso 3: Las herramientas

Mira, si estuviésemos en la época donde las palomas mensajeras fuesen el medio de comunicación por excelencia y que las señales de humo es su versión premium, te diría que estás loca. Pero vivimos en la era de la comunicación. Herramientas tienes miles. Podéis veros una vez por semana por skype para seguir manteniendo el contacto visual y… bueno, lo que se os ocurra. WhatsApp es genial para el día a día, pero plantéate seriamente si no es mejor llamar por teléfono que mandar ochenta audios. ¿Y las cartas? ¿Qué hay del romanticismo de escribirle a alguien por carta? Es una buena manera de que vea que le dedicas tiempo y piensa que ella tocará el mismo papel que estás tocando tú ahora.

Ahora solo queda seguir cultivando y cuidando ese amor y… ¡hasta el verano que viene!

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.