Becky G., la ranger amarilla y más bolloheroínas

Seguro que alguna vez, allá por mil novecientos y pico, viste los Power Rangers, una serie de súper héroes vestidos con tela de raso de colores primarios que daban patadas coreografiadas a villanos de látex y gomaespuma. Pero esta vez, haciendo gala de la explotación hasta la saciedad de la melancolía de muchos, Hollywood se planteó llevarla al cine con una súper producción dirigida por Dean Israelite y lo consiguieron. Estrenada el pasado 24 de marzo en Estados Unidos, los usuarios de IMDB, la calificaron con un 7.1/10, basada en más de 6000 votos. De hecho, Jon Feltheimer, CEO de Lionsgate, declaró que podían verse haciendo cinco, seis o siete películas más.

Pero prioridad a lo importante: ¡Salvamos al mundo! Y, cuidado, que se puede lidiar con las horas de superheroína y los bollodramas casi sin despeinarse, y es que Trini tiene problemas con su novia durante la narrativa de la película. Es comprensible, Trini no es más que una adolescente elegida por Zordon para salvar al mundo, pero tiene problemas como todas, ¡lógico!

Como aún no se ha estrenado en España no podemos saber el alcance de esta relación lésbica ni si la novia de la ranger se personará en la película. Tendremos que esperar al 7 de abril para averiguarlo.

Y Becky G., ¿qué opina?

Becky está encantada: “Trini es un personaje increíble, con muchas capas que descubrir, eso la hace realmente especial”, comenta de su personaje, Y es que Becky está representando la antítesis de la ideología del nuevo gobierno de Estados Unidos y eso la convierte en abanderada de muchas luchas y la cara visible de numerosas realidades. “Me encantaría tener el poder de la perspectiva”, dice Becky, y sigue: “sería muy interesante poder poner a alguien en los zapatos de alguien más para que puedan ver cómo es su vida y ayudarlos a tener simpatía y ser más considerados con los demás”.

Lesbiana y latina, Trini, al margen de ser una estrategia comercial de manual, es la visibilidad en persona. No olvidemos que el target de esta película es un público adolescente/joven, público que se debate entre un futuro bifurcado: ser un adulto tolerante o no. “Va a sonar un poco cursi, pero la verdad siempre quise ser una Power Ranger. Mis amigas y yo queríamos tener un grupo de superchicas con poderes y trabajar junto a otros chicos, porque soy una verdadera creyente de la igualdad”,alega la actriz. Además feminista. ¿No os encanta esta chica?

Bolloheroínas

Mucho antes de que los ultraconservadores pusieran el grito en el cielo por la supuesta posibilidad de que la princesa de Disney, Elsa, pudiese ser lesbiana, numerosas películas y series habían hecho de sus personajes heroicos más queridos lesbianas de ébano y marfil. ¿La gente ya no se acuerda?

Willow Rosenberg, de Buffy, the Vampire Slayer, estrenada en 1997 (ya habías nacido, no te hagas la loca), era un personaje interpretado por Alyson Hannigan. Durante la trayectoria de la serie, el arco de evolución de la personalidad de Willow fue claramente mayor que el del resto de los protagonistas. Aunque siempre estuvo a la sombra de Buffy (Sarah Michelle Gellar y si no la conoces te has perdido el mejor beso lésbico de la historia del cine) fue un personaje heroico; una bruja que ayudaba a la lucha contra demonios, vampiros y demás criaturas diabólicas. Finalmente se declara homosexual tras enamorarse de Tara, un personaje secundario que la introdujo a la magia blanca. La historia es un drama en toda regla, pero no estoy aquí para hacer spoiler.

Amy Bradshaw, de DEBS, espías en acción de 2004. Vale, no son Los Ángeles de Charlie, pero est chicas lo intentaban. Capitaneadas por Amy, una excelente estudiante, estas chicas iban por ahí intentando librar al mundo de los súper villanos vestidas con el uniforme del instituto. Dejando un lado la cuestión de calidad de la historia, que parodiaba precisamente películas del estilo, tuvieron el detalle de hacer que la protagonista principal se enamorara de Lucy, la villana de la película. Sí, es retorcido, pero dio el pego.

Xena, la princesa guerrera, de 1995, ¡quién si no! Xena, que recorría la tierra mitológica encorsetada hasta las cejas en acero y con la espada en la mano, siempre estuvo enamorada de Gabrielle. Lo demostró en varios capítulos con besos apasionados con su compañera de aventuras. Lo que empezó con una negativa de Xena hacia la compañía de Gabrielle en su peregrinaje por el mundo y su lucha con Dioses y seres mágicos, terminó en un amor platónico que se dejó ver de vez en cuando en los 134 capítulos. Además, van a hacer un remake de la serie en NCB y, adivina, ¡lesbiana hasta la médula!

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.