5 tipos de chicas que te encuentras saliendo de ambiente

tipos de chicas

Llegas a una hora prudente, ni lo suficientemente pronto para parecer una loca desesperada ni lo exageradamente tarde para encontrarte todo el pescado vendido, la borrachera de las chicas a hight top level y con las mejores canciones ya reproducidas. Nah, hay que llegar a esa hora en la que la disco se acaba de llenar y todas están lúcidas para mirarte cuando haces tu entrada estelar. Pero no, es una trampa, en realidad eres tú quien las está observando a ellas. Una putivuelta es lo único que hace falta para fichar a los 5 tipos de chicas que te encuentras saliendo de ambiente.

La dueña de todo

Es inevitable encontrarte con esa chica que se cree dueña de todo. Generalmente está al fondo del local, porque es “famosísima” y lleva desde que abrieron la discoteca yendo sábado sí, sábado también. Copa en mano, mira de manera altiva a todo ser que no sea de su grupo (reducido) de amigas. Baila poco, pero cuando lo hace se entera media pista de baile porque se hace notar. Se va haciendo la del humo.

La hetero

Es que no falla. ¿Ves la chica que más te ha llamado la atención y que nunca antes habías visto antes? No, no es una estudiante de Erasmus, es la amiga hetero del grupito ese. Tenías esperanzas en que simplemente fuese “muy femenina” porque tal vez venía de un país de esos en los que ser mega alta y estilizada y con el pelo hasta la cintura fuese ser una mediocre del montón, pero qué va. Ese día su novio tenía planes con sus amigos y a ella le apetecía salir con su mejor amiga. Te dirá que no descarta nada, porque nunca puedes decir que de este agua no beberás. Huye, porque es mentira.

La de la copa de más

Lleva bebiendo desde las 5 de la tarde porque (y cito textualmente) “¡Eeeeesh día de fieeeeeshta!” Le han dejado pasar porque ya tiene muy aprendida la pose sobria antes de desplomarse sobre la barra de nuevo a invitar a chupitos a diestra y siniestra + a la camarera. A ver, liarlas las lía, pero no es mala gente. ¿Se cae bailando? Sí. ¿Se le entiende al hablar? No. ¿No hace más que dar el cante? Bueno, pero también reparte amor. A veces se echa a llorar.

La catadora

No, no cata quesos, aceites ni vinos, sino bocas ajenas. ¿Lo que pasa en la disco se queda en la disco? Bueno, pues sí. Ahí va, insinuándose hasta al perchero, alguna caerá. Muy pasada la noche se llega a acercar a la dueña de todo pero, evidentemente, ésta no cae. ¿Por lo demás? Se ha liado con tres chicas, ha bailado con ocho y se lleva el número de dos. E-so-en-la-pri-me-ra-ho-ra.

La tímida

Viene o sola o con una amiga. Se toma una escueta copa con pajita medio apoyada en la silla donde deja su abrigo. Mueve un poco la cabeza asintiendo cuando la música es buena y observa mucho a la gente. Pero ya está. No se acerca a nadie, no habla con nadie. Nada con nadie.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.