Las diferentes maneras que tenemos de ligar las bollitos

ligar

Claro, que desde que viste el beso de las tATu en 2002 con All The Thing She Said tu también quisiste probar, sólo faltaba una chica que te correspondiera. Han pasado los años y han pasado muchas chicas y la técnica… bueno, esa técnica de ligue se ha ido perfeccionando con el tiempo hasta convertirse en la poderosa arma de atracción que es ahora. Desde luego, no nos falta ni imaginación ni ganas.

La que te contesta a las instastories

Lo típico: subes una foto de tu desayuno y a los 10 segundos ya te ha comentado algo como “Qué rico” o algo más directo como “Podrías invitar”. Todo acompañado de un emoticono, claro, para difuminar esa fina línea entre lo que es broma y lo que no. Te vas dando cuenta que ve cada una de tus historias e incluso ya habéis empezado a hablar por el chat de Instagram y ya le da likes a tus fotos. Bueno, ya has caído. ¿Cuál será su siguiente paso?

La amiga de la amiga

Si no te ha hablado la amiga de una amiga, has fracasado como lesbiana. Si yo tengo cinco amigas cercanas que a su vez tienen cinco amigas más, son veinticinco. Por estadística le tengo que parecer medianamente atractiva a una de ellas. Pues tú lo mismo. Si alguna vez te has visto en una quedada con una amiga tuya y una chica amiga suya que aún no conocías, enhorabuena ¡ESTABAS EN UNA CITA SIN SABERLO! Ahora tu amiga te intentará sonsacar cosas. Te la han jugado.

La clásica: discoteca

No la menosprecies. La clásica es la más valiente de todas; la que con una copita o dos te empieza a mirar desde lejos con los ojos entrecerrados levantando una ceja mientras se va acercando poco a poco al ritmo de la música. Hay dos variantes: la encantadora de serpientes y la buitre. Creo que no hace falta recalcar cuál es mejor que la otra. Mientras la encantadora de serpientes se acerca por un único lateral y te seduce con su bailoteo (generalmente hace amago de agarrar, pero no) hasta que entabla conversación, la buitre se mueve a tu alrededor, te roza y te mira como si fueses a caer (¡pero seguro, seguro vas a caer!) en sus redes. La encantadora de serpientes te permite ser la ofensiva y la buitre te obliga a tener defensa.

La dócil

Ojo, cuidado, que esto es una técnica tan potente como otra cualquiera, sobre todo si te quieres ligar a la heterito que os tiene locas a todas. A veces mostrarse dócil y desinteresada causa el efecto deseado: que se fije en ti. Ya sabe que eres lesbiana, sin embargo no has mostrado no solo ningún interés en ella, sino que te ha visto muy despreocupada en tema de mujeres. En este mar lleno de postureo y sobresexualizado, ¿qué escondes? ¿Por qué destacas entre toda esa marea que no hace más que tirarse la caña unos a otros? ¿Eres tú la persona especial que estaba buscando? Tal vez.

También te puede interesar

¡Deja tu comentario!