La monotonía sexual de las parejas estables

monotonia sexual

Estáis agotadas

Cuanto más pasa el tiempo más cargas y más responsabilidades tendéis a coger. Lo que antes era quedar por las tardes en un punto en común o en casa de alguna de vosotras, se ha convertido en tener vuestra propia casa con todo lo que conlleva. Trabajo, gastos, rutina y obligaciones que no pueden esperar. Y si tenéis hijos… ¡qué esperábais! No puedes estar fresca como una lechuga a las 10 de la noche después de todo lo que has hecho durante el día, y ella tampoco. Lo que antes era vuestro momento juntas ahora es un momento de individualidad donde, sí, compartís cama, pero para dormir. Lo necesitáis.

Lo importante aquí según la doctora Magdalena Rivera, doctora del Medical Sex Center, es darse cuenta del problema y adaptar el estilo de vida en la medida de lo posible para tener ciertos oasis de tiempo y paz para vosotras. Y, aunque no suene nada erótico, podéis incluso programar vuestros encuentros. No serán las relaciones espontáneas de antes, pero lo mismo podéis os produce cierto deseo el saber cuándo y cómo.

El sexo os ha dejado de interesar

Lo que antes era la novedad, ya no lo es. Algo que mata definitivamente las relaciones sexuales satisfactorias es el aburrimiento.

No dejemos de focalizar en ningún momento que esa mujer con la que no estás pasando una buena etapa sexual, es la mujer a la que quieres y es tu pareja. Tomando esta conciencia, haz por recordar qué es lo que más te gustaba de ella y cómo os divertíais juntas antes de que todo empezase a decaer. Empezad de nuevo a tener contacto físico, porque una cosa es la cama y otra muy distinta el contacto diario. No os frustréis. Volved a las citas, a caminar de la mano, a los besos robados. Traed el pasado al presente.

Adiós a la conexión

Puede que el problema no sea la falta de sexo. De hecho, podéis tener tanto sexo o incluso más que antes. A veces el problema no es un problema cuantitativo sino cualitativo. Mucho sexo y te llena poco. ¿Qué hacer al respecto?

Los problemas sin solucionar no se quedan en el comedor, sino que van a la cama con vosotras y ser tantos es multitud -no siempre, pero los problemas no son buena compañía aquí-. Si no ponéis solución a vuestros desencuentros el sexo pasará de ser un momento íntimo y de conexión a una coreografía insípida y nada satisfactoria.

También te puede interesar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *