La infidelidad | ¿Cuál es la raíz del problema?

infidelidad

Como siempre, la definición no es la misma para todas. Hay quien considera que ser infiel va desde un rollo de una noche hasta algo premeditado y continuo en el tiempo, mientras que para otras, el tonteo con otra persona y el establecer un vínculo sentimental -no necesariamente acompañado de sexo- ya denota infidelidad.

Sea como fuere, la infidelidad no es el problema base, sino que se ve fomentada por problemas previos en la pareja o en una de las integrantes (generalmente la que engaña). Puede que la bomba estalle en el momento que se descubre, pero a decir verdad, ese es el menor de tus problemas. Echa la vista atrás y mira tu relación con perspectiva: ¿Cuál es el motivo de haber llegado hasta aquí?

No es justificable. Engañar a la persona que confía en ti es una falta muy grave. De hecho, en muchos casos, es motivo de ruptura.

Pero con asignar una culpable las cosas no sanan y no es lo mismo, o no debería, un momento puntual que una acción premeditada, hay que plantearse cómo solucionarlo -en el caso que se quiera-.

La comunicación y la sinceridad es primordial. De hecho, seguramente sea lo que salve lo vuestro si ha sido ella la que ha confesado su error. Si la has pillado engañándote será prácticamente imposible reconstruir tu confianza en ella. ¿Era la primera vez? ¿Habrá otras? Estarás en un sinvivir continuo. Sin embargo, si ha sido capaz de reconocer su error podréis trabajar desde la confianza, analizando las situaciones que le llevaron a ese punto.

No hay que olvidar que las relaciones no son estrictamente monógamas en muchos casos y que, aunque la lealtad sea una hay miles de caminos para abanderarla. Ni todo es blanco ni todo es negro: defendiendo la confianza que os tenéis, volver a la estabilidad será posible.

También te puede interesar

¡Deja tu comentario!