Kamasutra lésbico: 5 posturas fundamentales

kamasutra lesbico

Supongo que, como a muchas, os han preguntado alguna vez cómo lo hacemos las lesbianas. Bueno, es una pregunta relativamente incómoda si viene con tono morboso, pero, realmente, esa pregunta también forma parte de las dudas de muchas mujeres que sienten curiosidad u otras que quieren y necesitan más experiencia. Sí, la clave está en dejarse llevar, en no establecer límites por pudor o por vergüenza si estos van acompañados de deseo, de fluir con tu pareja… Hasta ahí estamos de acuerdo. Pero, ¿hay acaso algo más que debamos saber? ¡Claro! Hay teoría detrás de toda esta práctica y podemos darte algunas ideas con este breve pero intenso kamasutra lésbico.

Venus a Venus

Probablemente la más inocente de las posturas del kamasutra lésbico, no por su baja carga sexual (al contrario, es muy HOT) sino porque es una postura que nace de la espontaneidad del momento y suele ser la más practicada en las primeras experiencias sexuales. Estás besando a tu novia, una cosa lleva a la otra, os quitáis la ropa y ¡tachán! Te encuentras haciendo el Venus a Venus sin planearlo.

Posición: Una encima de la otra con las piernas alternadas.

Estimulación: Su muslo con tu entrepierna y su entrepierna con tu muslo.

Tijeras

No sé por qué las mujeres que tenemos relaciones con mujeres tenemos que cargar con la cruz de que se nos recuerde esta postura cada vez que dejas claro que eres lesbiana -o bisexual– o alguien pronuncia la palabra mágica: TI-JE-RAS.

Olvida todo lo que has visto en el porno. Ni es tan frío como parece ni es tan sencillo. No es una postura que surja de repente porque sí, no es una postura cómoda y seguramente la puedas practicar con la persona con la que tengas una gran comunicación en el ámbito sexual. Esta postura del kamasutra lésbico es excelente para calentar motores o justo antes de llegar al orgasmo. No recomendamos pretender empezar y acabar únicamente con esta postura.

Posición: Sentadas o tumbadas cada una en el extremo contrario con las piernas abiertas solapando vuestros cuerpos y unidas únicamente por vuestros genitales.

Estimulación: Tribadismo (frotamiento del pubis o el clítoris)

El misionero

Seguro que te suena a heterosexualidad. Aquí no creemos en la exclusividad de posturas así que hemos raptado el misionero para nuestro propio kamasutra lésbico. A parte de ser muy espontánea, refuerza los roles que hayáis establecido en vuestra práctica. La que se quede arriba tiene casi todo el control de la situación.

Posición: Una tumbada con las piernas ligeramente abiertas y la otra encima y entre sus piernas.

Estimulación: Sin arnés, pubis contra pubis. Con arnés, penetración.

El Yab Yum

Creo firmemente en que es una de las posturas más sexis que hay. Es íntima, estrecha lazos… ¡Me pongo romántica! Hay que aclarar que las manos también pueden entrar en juego y esta es la postura ideal para que lo hagan.

Posición: Una a horcajadas de la otra.

Estimulación: Sin arnés, pubis contra pubis o estimulación o penetración con los dedos. Con arnés, penetración.

El 69

Clásico entre los clásicos y postura reina del sexo oral. ¿Acaso puede haber algo mejor que el sexo oral? Sí, el sexo oral multiplicado por dos. Personalmente, me resulta algo fría, pero hay momentos de pasión donde el fuego solo puede apagarse de una manera.

Posición: una sobre la otra en direcciones opuestas.

Estimulación: Lengua sobre clítoris.

Recuerda que cada una de estas posturas del kamasutra lésbico ha de hacerse bajo consentimiento y deseo de ambas partes. No te prestes a hacer algo con lo que no te sientas cómoda. El sexo está para disfrutarlo. Déjate llevar, explora tu propio cuerpo y el de tu pareja. ¡Sed felices!

 

Fuente: Ana Adán – Sexóloga

Fotos: Aida Poza y Silvia Galofré 

Especial agradecimiento a Barbie y Stacy.

También te puede interesar

¡Deja tu comentario!