Cynthia Veneno: “Todo lo que digo o hago está condicionado por mi situación de mujer feminista lesbiana”

Cynthia Veneno

“Mi nombre es Cynthia y soy ilustradora. Por aquí os dejo un hilo con algunos de mis dibujos y, si os gustan, sería genial que los pudierais compartir”, así es como presenta Cynthia parte de sus ilustraciones en Twitter, y es que la artista revolucionó la red social hace tres años cuando pedía que le encargaran piezas para poder pagar sus estudios. La alumna de Bellas Artes  recibió casi 3.000 encargos que logró terminar en 2017. “Me pasaba dibujando casi 12 horas al día, que tenía que compaginar con la facultad”, comenta. Lo cierto es que gracias a ese aluvión de pedidos, Cynthia no solo sacó el beneficio que necesitaba para continuar su grado, sino que fue una experiencia que le ayudó a mejorar profesionalmente. “Miro dibujos antiguos y percibo la evolución, los fallos, la mala gestión del tiempo…”, dice hoy, mirando atrás, con miles de seguidores a sus espaldas.

“La forma más rápida de llegar a herir a la bestia es llegar a su corazón”. —Cynthia Veneno

Mujer, feminista, lesbiana, artista y persona, ese es el orden con el que Cynthia Uceda, conocida como Cynthia Veneno en redes, ordena las etiquetas que se le otorgan. Lo justifica: “Todo lo que digo o hago está condicionado por mi situación de mujer feminista lesbiana, sin eso no sería quien soy ni haría el arte que hago”. Y es que, además de la ilustración, que define como el centro de su vida profesional y a la que también cataloga como “vía de escape”, Cynthia toca otras ramas del arte, como es la poesía. “Ambas (ilustración y poesía) son una forma de terapia que me permite sobrevivir en este mundo frenético”.

El arte puede cambiar el mundo pero no por sí solo, defiende la ilustradora. “Los artistas tenemos en nuestras manos la oportunidad de llevar a quienes no tienen accesibilidad a ciertos ámbitos, una crítica directa al sistema que nos ahoga”. De esa necesidad de crítica tal vez nazca su última serie de ilustraciones. 

A trazo en negro y con una explosión de colores vivos, Cynthia ha plasmado diferentes escenas de carácter sexual entre dos mujeres basándose en letras de canciones que no necesariamente hablaban de ello. Pero nada de cuerpos normativos y socialmente aceptados, no. Si ya plasmar a dos mujeres suena revolucionario, hacerlo con la naturalidad con la que Cynthia lo ha hecho es una lanza rota a favor de la pluralidad de los cuerpos femeninos. “Estas imágenes que abogan por ser una misma, aceptarse y amarse tal y como se es, aunque la sociedad nos bombardee con lo contrario”, cuenta la artista. Y es que el arte necesita crear debate, diálogo y conflicto, nos confiesa Cynthia. Qué mejor que el reflejo de una realidad silenciada. Sí, hay mujeres que se acuestan con mujeres; sí, las mujeres disfrutamos del sexo; sí, las mujeres tenemos estrías, celulitis y muchas más cosas igual de preciosas que una 90-60-90.

Un gran contraste el de los cuerpos no normativos ni relaciones no normativas en la red social más dada al postureo de lo que llevamos de siglo. “La forma más rápida de llegar a herir a la bestia es llegar a su corazón”, comenta. “Me parece el contexto perfecto para hacer visible la realidad y no ese trampantojo estético que quieren vendernos”. Y visibilidad por ella, claro, la mujer feminista lesbiana: “Las luchas deben liderarlas quienes sufren esa opresión concreta, el resto sólo puede escuchar, apoyar y utilizar sus privilegios para dar visibilidad a esa opresión”,cuenta. Porque Cynthia habla con sus ilustraciones de todos los derechos que como mujer se nos ha quitado. “El colectivo feminista está creciendo a un ritmo trepidante y es muy satisfactorio ver cómo se van dando grandes pasos. Aún así tenemos mucho que aprender del feminismo latinoamericano, pero para eso hace falta acabar con el racismo y, sobre todo, escuchar a las compañeras racializadas”, sentencia Cynthia Veneno.

—Cynthia, si pudieras preguntarle cualquier cosa a alguien, ¿qué le preguntarías y a quién?—le preguntamos, curiosas.

—Me encantaría preguntarle a Francis Bacon, si estuviera vivo, qué soñó la noche antes de pintar “Tres estudios de figuras al pie de una crucifixión”.

Una pregunta sin respuesta para el perpetuar del arte.

También te puede interesar

¡Deja tu comentario!