Cómo recuperar la figurar después de la maternidad

recuperar la figura despues de la maternidad

Y es que, salvo casos contados de mujeres especialmente afortunadas en la lotería genética y a las que vemos con figuras esculturales a las pocas semanas de dar a luz, como es el caso de las modelos Irina Shayk o Malena Costa, la mayoría de las mujeres necesitan de dieta equilibrada y un plan de ejercicios, éste último unas semanas después del parto dependiendo de si éste ha sido vaginal o por cesárea.

Las áreas que se ven más afectadas tras el embarazo, parto y lactancia son los muslos, caderas, pechos y el abdomen.

Según el doctor Vila Moriente, las partes de cuerpo por las que más se consulta son el pecho y el abdomen.

Pecho

La lactancia provoca el aumento en el tamaño de los pechos al albergar leche y redistribuirse la grasa. Una vez terminado el periodo de lactancia, las mamas tienden a caer y a veces muestran un aspecto flácido. La mastopexia (recolocación de mamas) puede ser la solución. “Consiste principalmente en el levantamiento de los senos, elevando también el pezón y la areola para recuperar su aspecto anterior y, en muchos casos, mejorarlo. Hay mujeres a las que el pecho les queda mejor que antes del embarazo”,  explica el doctor Vila Moriente.

Si además la mujer desea aumentar el tamaño del pecho, la mastopexia se puede combinar con implantes mamarios. Se recomienda esperar 1 año tras finalizar la lactancia antes de iniciar el proceso de corrección de los pechos.

Abdomen

En cuanto al abdomen, el aumento del mismo durante el embarazo y la disminución tras el parto provocan un fenómeno conocido como “diástasis abdominal”. Durante la gestación tiene lugar una gran distensión en los tejidos de la pared abdominal para permitir el crecimiento del bebé. Esta distensión puede llegar a provocar lo que se conoce como “diástasis”, que es la separación de los músculos rectos del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo que, en condiciones normales, los mantiene unidos entre sí, y a la línea media del cuerpo, la denominada línea alba.

La diástasis, además de ser poco estética, origina problemas de salud como posibilidades de hernias, dificultades digestivas o dolores de espalda. Por tanto es algo que acompleja y empeora la calidad de vida de muchas mujeres que no logran recuperar su abdomen con gimnasia hipopresiva o fajas, pero que hallan en la cirugía su gran aliado para poder volver a lucir biquini o prendas ajustadas.

Nueva generación de madres

“En general, estamos ante una nueva generación de madres. Madres, que también son mujeres y profesionales jóvenes que desean recuperar su cuerpo tras la hermosa pero dura experiencia de la maternidad, que les deja momentos maravillosos pero también marcas en el cuerpo que no siempre son estéticas ni sanas. Por esta razón, cada vez recibimos a más madres que encuentran en la cirugía la forma de volver a sentirse a gusto con su cuerpo, sin los complejos de antaño. Ahora sabemos que no hay razón para resignarse a tener el pecho o el abdomen caídos como consecuencia de la maternidad, ya que estos efectos son reversibles”, concluye el doctor Vila Moriente.

También te puede interesar

¡Deja tu comentario!