Cómo reconocer a las mujeres que les gustan las mujeres

reconocer a las mujeres que les gustan las mujeres

Sí, somos totalmente conscientes que reconocer a las mujeres que les gustan las mujeres no es una tarea fácil hoy en día y es que no existe un prototipo de lesbiana o bisexual. Por eso hemos acudido al oráculo que todo lo sabe: la experiencia común y es que juntas podemos resolver casos tan difíciles como este. ¿Cómo identificáis a las lesbianas y las bisexuales? Empezamos por las respuestas más populares. ¡Toma nota!

Estilo bolleril in da street

Es la más popular de las respuestas y es que se ve que las lesbianas no salimos del pelo rapado, las camisas de cuadros y las Vans… ¡Mentira! En Bolloland hay más variedad que en un surtido XXL de frutos secos. Es más, hay heteros con el pelo rapado, camisa de cuadros y Vans, así que vamos a desechar ese mito. ¿Encontrarás lesbianas y bisexuales con ese estilo? Sí. ¿Todas? No. Imagina que te gusta la del vestido rosa de la clase contigua o la chica de estilo casual del gimnasio. ¿Cómo sabrías si le gustan las mujeres?

Dime cómo andas y te diré qué eres

Tenemos fama de ser “poco femeninas” y es que a estas alturas, ¿qué es la feminidad? Y vamos más allá, ¿tiene que ver ser masculina o femenina con la orientación sexual? Creo que Portia De Rosi nos demuestra que no. Pero por mucho que la mona se vista de seda, mona se queda -eso dicen-. Nos habéis comentado lo importantísimo que es fijarse es cómo anda una mujer y cómo gesticula. Por esa regla de tres todas aquellas que en tacones andan como Bambi recién nacido son lesbianas o bisexuales. ¡Y no son pocas! Mmmmm… creo que tampoco nos vale esto para identificarlas.

Amiga de amigas

Si tu amiga te jura y perjura que tiene una amiga bollo es porque es verdad. Bueno, eso y que te la quiere presentar porque piensa que nuestro único filtro es sean lesbianas o bisexuales. Error, pero sí que es cierto que una buena manera de conocer gente es a través de otras personas. La teoría de los seis grados de separación nos dice que podemos estar a 5 intermediarios de cualquier persona del mundo –bolleras incluidas-. Nos parece una fantástica opción, la verdad.

¡Pon una bandera en tu insta!

También es cierto que las redes sociales han ayudado ¡y los emojis ya ni te cuento! Los arcoíris y los emojis de las dos chicas juntas nos han dado la vida. Da igual lo que ponga en tu biografía, que siempre que haya uno de estos dos emojis en tu perfil estarás dejando claro tu orientación y así ahorrarás esfuerzos innecesarios. ¿Tú eres de las que pone esta clase de emojis en la bio?

El sexto sentido llamado gaydar

Ese don con el que se supone que nacemos las lesbianas y las bisexuales no es tal, no al menos en todas, si no este post no tendría sentido. Suponemos que el gaydar es un conjunto de observaciones que hacemos inconscientemente teniendo en cuenta las premisas anteriores, ¿no?

Mirada va, mirada viene

Lo llevábamos escuchando hace tiempo y alguna de vosotras lo habéis corroborado: la mirada es  la clave. Suponemos que como en cualquier orientación sexual, el flirteo empieza por una insinuación con la mirada. Si se corresponde, no te planteas ni la orientación sexual de esa persona, simplemente se vive. Tiene mucho sentido dado que por mucho que sea compatible su orientación con la tuya, no hay nada que hacer si no le gustas.

¡Qué poca vergüenza!

¡Esta ha sido toda una sorpresa! Estos años en activo hemos escuchado de todo, pero nunca nos habíamos puesto a pensar en nuestra rebeldía social y es que más de una de vosotras piensa que las lesbianas o las bisexuales somos más deshinibidas, menos vergonzosas, más “echadas pa`lante”. Puede ser que lidiar con ciertos obstáculos en este mundo heteronormativo nos ha hecho ser lo que somos.

También te puede interesar

¡Deja tu comentario!