Cómo protegernos de las ETS


ETS

No, al contrario de lo que se cree, las lesbianas cis no somos inmunes a las ETS. Podemos contagiarnos de gonorrea, herpes, hepatitis, VPH (con mucha facilidad) y VIH sin problema, además de contraer parásitos como las ladillas. Pero, ¿podemos evitar todo esto? Sin ninguna duda.

Las pruebas

Si es tu pareja o tu pareja sexual recurrente, podéis haceros las pruebas. Si tenéis más parejas sexuales recurrentes, lo lógico sería hacérselas con todas ellas. Descartar enfermedades víricas entre vosotras es un verdadero descanso.

Las barreras

Sí, las mujeres también usamos (o tendríamos que usar) profilácticos. ¿Que de qué hablo? De unas barreras de látex de forma rectangular que no son nada fáciles de conseguir. Sin embargo, puedes usar un preservativo cortado que, al fin y al cabo, hace la misma función. No, sabemos que no es lo más cómodo del mundo y que con la fogosidad del momento en lo último que piensas es en colocarte una toallita de látex en tus partes íntimas pero, créeme, que contraer alguna de estas enfermedades (alguna de por vida como el VIH, VPH y la hepatitis) tampoco es la devoción de nadie. Elige: un minuto para tener la cabeza fría y actuar con responsabilidad o toda una vida con una enfermedad que pone en peligro tu vida y la de los demás. Fácil decisión, ¿no?

Para el sexo con juguetes también hay normas. Lo ideal es no compartir tus juguetes con nadie, pero si fuese el caso: condón y esterilización. Protege siempre tus juguetes con preservativos, jamás uses el mismo preservativo para ambas (ella y tú) ni para distintas zonas (sexo vaginal, sexo anal) y hierve después de cada uso los juguetes si es posible. En el caso de que no esté permitido hervirlos (porque no son sumergibles, por ejemplo), tendrás que comprar un producto esterilizador de juguetes sexuales y limpiarlos después de cada uso.

Vacunas

Existen vacunas para el VPH y la hepatitis A y B. La prevención a tiempo te ahorrará muchos disgustos y muchos quebraderos de cabeza.

Parásitos

Los profilácticos no te protegen de los parásitos como las ladillas pero, por suerte, son muy fáciles de ver. Generalmente vienen acompañadas de picor en la zona púbica y dejan rastro de sangre en la ropa interior. Si vas a acostarte con alguien que tenga estos síntomas, simple: no lo hagas. Hay lociones para su exterminación y en una semana debería estar solucionado. Eso sí, también hay que tener cuidado con no haber infectado toallas, sábanas y ropa. Se aconseja que cuando estés en tratamiento, laves todo concienzudamente antes, durante y después del proceso de eliminación.

Prevención general

Te recomendamos que visites tu ginecólogo una vez al año para otros posibles problemas de salud y mantengas disueltas tus dudas.

También te puede interesar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *